jueves, 1 de mayo de 2008

LA RIA Y EL MAR… EN BILBAO AÑO 1978

Don Diego (estatua en bronce), una perspectiva ciudadana







El Puente de La Salve








La Ría con el Campo Volantín y al fondo entre los edificios, el faro espiritual de Begoña







En primer término, los Altos Hornos y la Naval. Al fondo, el Abra: definitivo abrazo del Nervión con el Cantábrico.








A Bilbao, se llega por el Este y el Sur, por autopista y otras vías no tan modernas , como la que desde Begoña nos lleva hasta el Ayuntamiento próxima a la Ría, donde atracaban los pesqueros de colores diversos y las barcazas y pataches de metalúrgicos cargamentos.
No solamente al turista, si no al contemplador de la Ría en general le atrae este canal de doce kilómetros que en el Arenal bilbaíno es cuello de un “lago” laborioso y en Portugalete, portón abierto al mar.

No hay comentarios: