jueves, 1 de mayo de 2008

EL CASCO VIEJO EN BILBAO AÑO 1978



Las siete calles, vieja teoría urbana sobre la que parecen desgranar los versos de Unamuno y R. de Basterra







Calle Bidebarrieta, castiza, comercial y con transito.









La lápida sobre el dintel del 16 de la calle Ronda, recuerda: en esta casa nació D. Miguel de Unamuno










Rúa del Bilbao antiguo: la calle Correo












La Salve de los “Chiquiteros” es, más que una bella costumbre, una emocionante demostración de amor filial.











Bilbao como Vizcaya está guardada por la vigía constante y espiritual de Begoña. La Basílica donde se guarda y venera la imagen de la Patrona de la Provincia, situada sobre la colina Artagán, que domina la capital y, más al pié del santuario, en primer término al Casco Viejo.
El Casco Viejo de Bilbao es el “sancta sanctorum” de la Villa, el núcleo más rico y notable de su historia. Poblado de pescadores – puerto de Bilbao – primero, de comerciantes y ferrones, más tarde; de industriales, luego. Entre el portal de Zamudio y San Nicolás quedó anclado, para siempre, Bilbao, sobre un esquema de siete calles: Somera, Artecalle, Tendería, Belosticalle, Carnicería, Barrencalle. En la calle Ronda, nació una de las glorias de la Literatura y el Pensamiento de nuestro país el insigne D. Miguel de Unamuno.
Ubicado en tan típica zona ciudadana, se encuentra el Museo histórico de Vizcaya, restaurado (su construcción es del siglo XVIII) El viejo Bilbao al hacerlo de la Bolsa y las Casas de Contratación, al aludir a la ejemplar institución de marinos y comerciantes.
Establecida hace algunos años la costumbre, de la mano de un benemérito sacerdote de Santiago, catedral-parroquia, en esta parte de la ciudad, se canta por lo general en el mes de octubre la Salve de los “Chiquiteros” a la Virgen. El acto, se celebra ante la hornacina que, con la imagen de Nuestra Señora de Begoña, existe en la calle Santa María, en el cruce con las calles de Pelota y Perro.

No hay comentarios: