sábado, 5 de abril de 2008

TORRES ISOZAKI





















Después de haber intentado por diferentes iniciativas privadas rehabilitar el antiguo Depósito Franco, situado en el Muelle de Uribitarte, y no habiéndose logrado este objetivo se planteaba un importante y complejo problema urbanístico en Uribitarte.








Por un lado, la pasarela Zubizuri diseñada por Santiago Calatrava no conecta exactamente con la zona del Ensanche, donde existe vida cotidiana intensa, creando una barrera física entre ésta la Ría. Éste es un problema genérico que existe en Bilbao, dado que la ciudad ha vivido siempre de espaldas a la Ría. No existe conexión directa con la Ría, motor de las actividades industriales de la ciudad.








Por otro lado, el Ayuntamiento lleva ya varios años con el intento de crear elementos importantes a lo largo de la Ría. Claros exponentes de este criterio son puntos como el Museo Guggenheim Bilbao, el Paseo de Abandoibarra o el Palacio Euskalduna y las demás obras de la Sociedad Bilbao Ria 2000, con el fin de dirigir la recuperación y transformación de las zonas degradadas de Bilbao y su área metropolitana.







Así, sumándose a estas construcciones, se pretendía también la construcción de una plaza pública sobre la colindante calle Marina, y resolver así la problemática de un desnivel de unos 14 metros entre la Ría y la zona del Ensanche.