viernes, 4 de abril de 2008

Judiith en el Paseo Abandoibarra






BILBAO esconde entre sus calles sorpresas desnudas. En una ciudad que en los últimos años ha reconocido el valor de la arquitectura de postín, el urbanismo de relumbrón y las esculturas de firma, se pueden encontrar viejos restos de una forma histórica de entender el arte. Las figuras humanas desnudas, bien sean de hombres, mujeres o niños, salpican sobre todo el Ensanche de la Villa como una muestra de clasicismo que perdura sin pudor.

No hay comentarios: