sábado, 5 de abril de 2008

PLAZA ARRIQUIBAR








PHILIPPE STARCK ha presentado un nuevo diseño para la plaza Arriquibar que dejará de ser una rotonda y ofrecerá un acceso directo a la entrada principal de la Alhóndiga.
En estos momentos la plaza Arriquibar no hace las funciones de plaza sino que prácticamente se usa como rotonda distribuidora de vehículos. La pretensión de Philippe Starck es intervenir no sólo en el interior del edificio de la Alhóndiga sino también en su exterior. La plaza tiene tiene 3 metros de desnivel que se van a resolver mediante una rampa que conectará con el acceso principal del centro de ocio y que además se convertirá en una especie de brazo que impedirá que los vehículos den la vuelta a la plaza.





A partir de ese momento, la circulación deberá cambiar los sentidos de tráfico puesto que los coches no podrán subir por Alameda Rekalde sino dar la vuelta por Alameda Urquijo.
En un futuro la nueva plaza podrá albergar actividades que genere el propio centro de ocio. Se está estudiando solucionar la luz de noche mediante placas solares que no supongan ningún obstáculo en la plaza. Además, la plaza estará protegida por una circunferencia de acero para que proteja de los coches a los vecinos.