domingo, 16 de marzo de 2008

Ho! ALHONDIGA MUNICIPAL DE BILBAO

























La Alhóndiga Municipal de Bilbao ocupa la totalidad de una de las manzanas del Ensanche de la Villa. Edificada entre 1906 y 1909 proyecto de Ricardo Bastida, supone la afirmación de una nueva idea de edificio en cuanto a su implantación, al ubicarse sobre el nuevo trazado de ciudad que nacía en esa época, y en cuanto a su construcción, dado el empleo de técnicas novedosas desde el punto de vista estructural.El edificio, además de cumplir los requerimientos de orden funcional para los que fue diseñado, transciende del mero carácter de almacén para insertarse en la trama del ensanche como un elemento con vocación de conformar ciudad.









El interior presenta una configuración diáfana en la que se une el indudable atractivo de la posibilidad de experimentar la totalidad del espacio correspondiente a una manzana del ensanche, con el rigor geométrico que la estructura posee, el cual propicia notables percepciones del espacio por ella modulado. Los pórticos de hormigón armado, es uno de los primeros edificios realizados con esta técnica en Vizcaya, presentan una reiterativa modulación que se altera ligeramente en las zonas en que diversas necesidades de tipo funcional lo demandan.








Las calles de circulación por el interior de las plantas baja y sótano, asociadas en vertical a grandes huecos de los forjados superiores para propiciar la iluminación del conjunto, crean zonas de ruptura de la trama estructural. La razón de ser de la misma, por tanto, hay que buscarla en la adaptación funcional al uso para la que fue proyectada, siendo éste, en consecuencia, un aspecto a considerar preferentemente en la valoración del edificio.







Exteriormente, el edificio está dotado de una indudable monumentalidad y presenta condiciones evidentes para su consideración como elemento relevante, siendo la particular concepción de sus fachadas clave de la relación del edificio con el resto de la ciudad y factor determinante en la cualificación a realizar del mismo desde las más diversas ópticas. La valoración en cuanto a imagen exterior del edificio cabe realizarse desde dos niveles distintos, derivados de su relación con el entorno próximo y la materialidad de su asentamiento sobre el terreno, por un lado, y como unidad edificada dentro del conjunto de las del ensanche, por otro. El edificio muestra los imperativos que se desprenden de la resolución de su programa funcional, presentando, dentro de la homogeneidad de su imagen, soluciones matizadas en su planta baja a lo largo de todo el perímetro, en el encuentro con los viales circundantes en función de las cotas altimétricas de éstos y la necesidad de acceso al interior del edificio.









En una visión más global ofrece una singular imagen que lo identifica claramente como edificio singular frente a los inmuebles circundantes, mayoritariamente residenciales, mediante la resolución de su fachada con determinados resortes compositivos que sugieren un uso industrial del edificio, por un lado, y muestran un carácter claramente urbano, por otro. La utilización de distintos materiales y criterios decorativos dispuestos en franjas horizontales y los ventanales ornamentados como remate superior de los alzados marcan un criterio constante en la cualificación de su perímetro construido, la utilización, precisamente en los puntos singulares creados por la propia trama urbana, de torreones de remate allí donde el paño continuo de fachada gira -las esquinas- configurándose, además, un frente característico hacia la plaza de Arriquibar.
La cubierta es plana y en ella se sitúan grandes lucernarios, ubicados sobre las calles de circulación interior, resueltos mediante planos inclinados sobre estructura metálica.









1909: Nace La Alhóndiga. Un almacén de vinos diseñado por el arquitecto Ricardo Bastida.



1919: Un incendio destruye el edificio.
1975: La alcaldesa Pilar Careaga intenta convertir La Alhóndiga en una manzana de viviendas.

Finales de los 80: El alcalde José María Gorordo y Mikel Ortiz de Arratia presentan el proyecto conocido como "El Cubo de Cristal". Aunque colaboran artistas como Jorge Oteiza, la idea no sale adelante. El presupuesto iba a ser de más de 30 millones de euros.

1988: El edificio es utilizado de forma temporal como pasaje del terror.

1991: El alcalde Josu Ortuondo ofrece La Alhóndiga a la fundación Guggenheim para instalar el museo que finalmente se ubicó en Abandoibarra. El edificio sigue funcionado como aparcamiento.

1993: El Ayuntamiento estudia convertir La Alhóndiga en un centro municipal destinado a albergar toda actividad administrativa, cultural y deportiva. Esta idea tampoco cuajó.



1994: El alcalde Josu Ortuondo estudia un nuevo proyecto para La Alhóndiga: la construcción de un gran centro deportivo.

1995: 18 de agosto: El alcalde de Bilbao, Josu Ortuondo, anuncia que el Gobierno central apoyará la construcción de un palacio de deportes en La Alhóndiga.

1998: El 22 de diciembre La Alhóndiga es calificada como bien cultural con la categoría de monumento.La Alhóndiga alberga las oficinas municipales que preparan los actos del 700 aniversario del nacimiento de la villa. En verano, Josu Ortuondo anuncia que transformará La Alhóndiga en un Palacio Municipal de Deportes. El presupuesto ronda los 52 millones de euros y cuenta con acuerdos entre Gobierno central y vasco, Diputación y Ayuntamiento de Bilbao. Este proyecto tampoco sale adelante.


2000: Iñaki Azkuna quiere que La Alhóndiga sea un gran centro deportivo, pero también cultural con una macro biblioteca. El alcalde echa para atrás el proyecto de Ortuondo y se ve obligado a pagar 360.000 euros a la empresa que realizó ese estudio de reforma. El presupuesto para el plan de Azkuna ronda los 36 millones de euros y Elías Mas es el encargado de los trabajos. En principio la reforma va a durar cuatro años y el estudio cuesta ya más de un millón de euros. La Alhóndiga se va a transformar en un inmueble de servicios culturales y deportivos. El fin de las obras está previsto para 2004. El Ayuntamiento saca a concurso la contratación de la asistencia técnica para la redacción del proyecto de ejecución así como la dirección de obra en las diferentes fases de La Alhóndiga. El concurso se le otorga a la Ute formada por Over Arup&partners S.A., y a Marcial Echenique y Cía S.A.



2001: La reforma de La Alhóndiga va a constar de cuatro fases:

1. Apuntalamiento y demolición interior. Saldrán 20.000 metros cúbicos de escombro.
2. 2002 (octubre): Excavación y ejecución del párking subterráneo. El aparcamiento cuenta con cinco plantas, 985 plazas - 715 de residentes y 270 rotatorias- y entre 15 y 18 metros de profundidad. Fue la fase más delicada y en total se sacaron 50.000 metros cúbicos de escombro. El párking se inauguró en 2004.
3. 2004: Refuerzo de estructuras de la crujía perimetral, sótanos y semisótanos.
4. Se construirán los tres nuevos edificios, los semisótanos, el atrio, las piscinas y la terraza (más de 38.000 metros cuadrados construidos). Se urbaniza la plaza Arriquibar y se abre un nuevo acceso a La Alhóndiga que conecta con la plaza renovada.

2002: 1 de octubre: Arrancan los trabajos de excavación. Unos cien camiones al día participan en las labores de vaciado. Segunda fase.

2004: Se inaugura el párking de La Alhóndiga tras casi tres años de trabajos. Tiene una salida y dos entradas: una para los residentes y otra para los usuarios en rotación. Comienza a funcionar el 10 de noviembre por la tarde, aunque la inauguración oficial es el lunes, 15 de noviembre de

2004. Cada plaza de residente cuesta entre 16.227 y 19.833 euros de media.
Comienzan los trabajos de restauración de las fachadas de La Alhóndiga. Tercera fase.
En julio, el Ayuntamiento de Bilbao contacta con Philippe Starck. Ese mismo mes, el arquitecto francés realiza su primera visita a La Alhóndiga. En noviembre Starck firma el contrato para encargarse de la arquitectura y el diseño.
La Sociedad Anónima La Alhóndiga suscribe un convenio con Bilbao Ría 2000 para que la sociedad asuma la gestión de la obra. Anuncian que la construcción de los nuevos edificios comenzará en verano de 2005 y La Alhóndiga tendrá a partir de 2008 su primera fase de apertura.








2005: Finaliza el proceso de restauración de la fachada de La Alhóndiga tras 10 meses de trabajos. Aún queda una pared, que se reparará en la siguiente fase.
Arranca la edificación de los tres edificios cúbicos, el atrio y los semisótanos.




2006: 13 de noviembre: La sociedad presenta la nueva imagen corporativa de La Alhóndiga. Estrenan el nuevo logotipo y una página web sobre el proyecto (www.alhondigabilbao.com), además de unos espacios desde los que los ciudadanos pueden seguir los trabajos en el interior del edificio.
Tras el verano, la fundación Germán Sánchez Ruipérez firma un acuerdo con La Alhóndiga para fomentar la lectura entre los más jóvenes.
Durante el periodo estival se desvelan nuevos detalles de la futura Alhóndiga. El centro contará definitivamente con un moderno balneario. El SPA ocupará unos 800 metros cuadrados y dispondrá de diferentes circuitos de agua, innovadores masajes, tratamientos estéticos... En definitiva, un remanso de actividades para relajar cuerpo y mente que podrán disfrutarse a partir de 2008.
La Alhóndiga adjudica por concurso el servicio de hostelería del centro a una UTE liderada por Ricardo Pérez Martín, propietario del Restaurante Yandiola. Un establecimiento considerado como una de las de las referencias dentro del panorama gastronómico en Vizcaya. Este mismo año, La Alhóndiga firma un convenio de colaboración con la Facultad de Bellas Artes de Bilbao y, también, adjudica el servicio de cines a la cadena Goldem.





2007: 17 de enero: Philippe Starck presenta en sociedad uno de sus secretos mejor guardados: el interior de La Alhóndiga. El futuro centro cultural y de ocio de Bilbao tendrá un diseño innovador y lleno de sorpresas. En el atrio central, por ejemplo, habrá una pantalla gigante colgada desde el techo y que proyectará la imagen de un sol para “distribuir su calor entre los usuarios”, según palabras del arquitecto. Habrá que esperar hasta el verano de 2008 para disfrutar de todos los entresijos de este viejo almacén de vino.

No hay comentarios: