domingo, 9 de noviembre de 2008

CAMPO SAN MAMES - LA CATEDRAL
















































































Ante la creciente afición en Bizkaia y dada la lejanía del campo de Lamiako se buscan unos terrenos más apropiados para acoger el Campeonato de España de 1911.
La directiva del Athletic, encabezada en aquella época por Pedro Astigarra, acepta la propuesta de la "Sociedad de Terrenos de
Neguri" y construye un nuevo campo con el nombre de Jolaseta, sede del Athletic hasta 1913.
El 10 de Diciembre de 1912, la Junta General Extraordinaria del Athletic dirigida por su presidente Alejandro de la Sota, debatía la convivencia de buscar nuevo emplazamiento al campo de los ya rojiblancos leones.
Después de descartarse un primer proyecto en Indautxu, se encuentra ubicación en la prolongación de la Gran Vía, próximo al asilo de San Mamés construido en los terrenos de una antigua ermita en honor a San Mamés de Cesarea y que contribuyó a la denominación del campo.
Cuenta la leyenda que el niño santo de San Mamés de Cesarea, martirizado en el circo romano el año 273 fue respetado por el león sobre el cual apoya su brazo derecho.
Tras su aprobación por la Asamblea el arquitecto Manuel Maria Smith diseña el nuevo campo.
La construcción
Cerca de 50.000 pesetas eran necesarias para llevar a cabo el proyecto y tras una suscripción popular en la que se recaudaron 40.700 pesetas, el 20 de Enero de 1913 comienzan las obras después, eso sí, de que Manuel Ortúzar, sacerdote de la época diera su bendición.
Apenas 7 meses más tarde, concretamente el 21 de Agosto de 1913, el nuevo campo albergó su primer partido en el que el Athletic tuvo como rival al Racing de Irún en un torneo inaugural en el que también estaba el Sepherd´s Busch inglés. La expectación que suscitó fue tal que las 3.500 plazas del flamante campo no fueron suficientes para dar cabida a todos los aficionados que pretendían presenciar in situ el choque.
El primer gol del nuevo campo fue, como no, de uno de los más grandes de la historia rojiblanca, Rafael Moreno "Pichichi". Finalmente, el encuentro contra los irundarras acabó en empate gracias a un gol de Arrate y fue el equipo inglés quien se llevara el torneo al vencer los dos encuentros.
San Mamés era un campo colosal para aquella época. Contaba con seis filas de fondo en su tribuna de madera y los palcos y el terreno de juego estaban rodeados por macizos de flores. Tenía un elegante estilo inglés.
Todos sentados.
En la década de los 90, la FIFA aprobó una directiva por la que todos los campos que se construyeran como los anteriores a la fecha de su aprobación tenían que contar con todas sus plazas sentadas para prevenir los riesgos que las aglomeraciones y avalanchas pudieran causar.
San Mamés no podía ser menos y en 1997 se eliminaron las aproximadamente 10.000 plazas que quedaban de pie, así como las molestas vallas que separaban las gradas del terreno de juego. Con esta última modificación, "La Catedral" vio reducido su aforo de 46.223 espectadores a las 40.000 plazas actuales, pero manteniendo el aspecto señorial que le caracteriza.
El futuro de San Mamés es incierto. Se habla de un nuevo campo para poder dar cabida a todos los aficionados que domingo tras domingo acuden a San Mamés, pero aún disponiendo de otro nuevo emplazamiento y mientras sus gentes sigan acudiendo el espiritu de San Mamés seguirá vivo dentro de nuestros corazones.

No hay comentarios: